¡Primer amor (de los de antes) ya tiene banda sonora!

Pues sí, como leéis, nuestro primer cortometraje ya cuenta con banda sonora propia. Al principio, contábamos con una muy buena banda sonora compuesta, tanto en sonido como en forma, por temas setenteros. Ahora, podemos presumir que nuestra banda sonora ha sido hecha por José Luis Portela, el cual lleva más de treinta años dedicándose a la música de manera profesional.
Hoy en día, Portela es profesor y director de la Escuela de Música “Máisqmúsica”, en O Porriño. Recibió sus primeras clases de solfeo y piano en el seminario de Tui, aunque su formación, principalmente, fue autodidacta e intuitiva. Se dirige a Madrid donde aprende armonía y guitarra de la mano de Félix Santos. En los años 80 es el guitarrista y el cantante del grupo Bajo en Nicotina.
Bajo en Nicotina es un grupo de los años 80 (más concretamente de 1987) que perteneció y marcó todo un hito en la movida viguesa. Estaba compuesto por nuestro compositor José Luis Portela, Julio Sanjuán (guitarra y coros), Benito Sanjuan (voz y batería), José L. F. Rey (teclados y coros), León Pastor (bajo y coros) y Castor González (saxo). Sacaron dos discos: un Mini – Lp en 1987 titulado “Contrabando en la bahía” y un segundo trabajo en 1988 titulado “Escapando de la noche”. En este último, cuentan con la colaboración de Elena Comesaña (coros) y Juan Otero (flauta), además ya no estaba Benito Sanjuán, sino que, en su lugar estaba Miguel Cendón (batería y percusión).
Nuestra banda sonora actual está compuesta por ocho temas, que continúan con los ritmos setenteros característicos de la primera. El corto empieza con una “intro” instrumental, donde la guitarra domina sobre una batería con un ritmo muy marcado. Es un tema lleno de fuerza. Cada vez que aparece el rostro de Pili, nuestra protagonista, en primer plano hay un riff de guitarra que nos recuerda, ligeramente, al utilizado en la banda sonora anterior.
La primera persecución de Fran detrás de Pili, está acompañada de “Karma”, un tema con toques étnicos y que tiene a la guitarra como instrumento predominante, al principio nos recuerda a la melodía de un sitar hindú, pero acaba con unos acordes más marcados con una onda muy roquera. En contraposición a este tema, tenemos la canción corta “Cuando sueñas”, que suena mientras Fran lee un libro en la cama por la noche y tiene un acompañamiento de guitarra muy suave.
En la escena en la que ambos protagonistas se conocen suena el que, para mí, es el mejor tema de toda la banda sonora “Me siento vivo”, el cual también es aprovechado en los títulos de crédito. La letra de este tema refleja muy bien la situación que produce el enamoramiento. Además, tiene una base musical muy buena y unos coros que ayudan a remarcar la inmensa fuerza de este. Cada vez que la escucho, soy incapaz de quitarme el estribillo de la cabeza, puedo pasar horas tarareándolo.
El siguiente tema fue uno de los más difíciles de encajar, ya que la escena o videoclip en el que vemos la evolución de la historia de Fran y de Pili había sido creada para una canción, la de “Solo tú” de los Módulos, la cual consideramos como el himno de nuestro cortometraje. Por esta razón, cada vez que escuchábamos nuestro tema actual “Sólo pienso en ti” nos chocaba bastante, aunque, todo sea dicho, cada vez que vemos la escena en cuestión con la nueva canción, el nuevo tema nos va encantando cada vez más ya que es una preciosa canción de amor que mantiene vivo el encanto de la historia que acompaña.
El tema final se llama “Invierno”, es una desgarradora canción de desamor que encaja perfectamente con el final de nuestro corto. De esta canción, me gustaría destacar, sobre todo, el personal estilo de cantar de Portela, nuestro compositor. Además, también me gustaría resaltar la letra y el sentimiento que emana todo el tema. Los títulos de crédito, como ya he comentado antes, tienen de fondo la canción de “Me siento vivo”.
En conclusión, tenemos un lujo de banda sonora, realizada por uno de los mejores compositores de la movida viguesa de los ochenta. Es uno de esos casos en donde el enorme talento no tuvo la recompensa del éxito merecido.
Ale Surís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.